RADIO TANGO AL SUR "NUESTRA RADIO"

lunes, 3 de mayo de 2010

LA CALANDRIA DE LOS PURRETES


ENTREVISTA A GRACIELA PESCE Y DANIEL YARMOLINSKI
Compadritos y payadores van del conventillo a la escuela y cantan murgas y milongas con chicos que en el jardín transitan tiempos de adaptación. Son los personajes, y las melodías, que Graciela Pesce crea y recrea, desde hace poco más de una década atrás, en el proyecto Tango para chicos. Con el auspicio de la Academia Nacional del Tango, tres discos y un libro editado, la profe de música que usa funyi y toca el bandoneón, llega por primera vez a un escenario teatral. Y mientras estrena ¡Chapuzón! en el Centro Cultural Borges, prepara dos nuevos discos y un segundo libro.por Marisa Rojas
Mañana de sábado en el barrio de Devoto. Atravesando el pasillo, en la puerta del PH, Daniel Yarmolinski, productor artístico y ejecutivo de Tango para chicos, recibe a Planetario. Hay mate y facturas para la charla. Daniel ceba amargo. Graciela Pesce, la voz del proyecto, llega a pura sonrisa y ofrece mate dulce, “con azúcar negra que es más sana”, aclara.
¿Cómo surgió Tango para chicos? Hemos escuchado una anécdota que habla de una madre que canta para su hijo, algo bastante tanguero…
Graciela: (risas) Ciertamente. El episodio fundamental ocurrió cuando mi hijo mayor, Pablo, iba a tercer grado (ahora ya es un muchacho de 23 años). Una mañana me dijo que no quería ir a la escuela y cuando le pregunté por qué me contestó que porque ese día había música, curiosamente, algo que a él le interesaba mucho. Seguí preguntando y entonces él me respondió: “Es que hoy hay tango, y yo no entiendo la letra”. Bueno, al colegio fue igual. Pero como yo siempre compuse, me dieron ganas de componerle un tango. Y lo hice con mucha cautela porque yo no era tanguera, no era una persona de oír tango todo el día, era más bien folklórica. Pero me animé y escribí “¡Chapuzón!”. Y me gustó mucho hacer eso, disfruté de esa situación, de lo que generaba en mí poder escribir algo relacionado con mi hijo, y hacerlo en forma de tango. Luego estuvo todo el apoyo de Daniel, su envión para que grabáramos el primer disco hace unos diez años, y la compañía de mis queridos amigos músicos: Juan José Monteleone, arreglador y tecladista, Laura Ferrio, también en arreglos y en guitarra, Hugo Mazzeo en el contrabajo, Miguel Valdivieso en los vientos, Eleonora Ferreyra en el bandoneón y Gabriel Higa en el chelo.
La propia historia familiar se extiende en Tango para chicos con la llegada del hijo menor de Graciela, Nacho: “Él me ayudó a componer historias tangueras para chicos de otras edades, esas que aparecen en el tercer disco, el de los jardines”.“Muchas veces nos han dicho que Tango para chicos es una muy buena idea. -interrumpe Daniel- Yo digo que no es una idea, sino que fue la respuesta visceral de una madre a sus hijos, lo mismo que encontramos en los orígenes del tango argentino. Porque el tango ‘La morocha’, que fue la primera canción de cuna que escucharon nuestros abuelos inmigrantes, fue el modo en que la mamá inmigrante se relacionó con sus hijos en una sociedad que no era la suya”.
El tango es un género musical muy vinculado a su expresión corporal y en lo que a las letras se refiere, además de las temáticas complejas y melancólicas, hay una cuestión muy personal. ¿Cómo se trabaja esto, cuando de componer y cantar tangos para chicos se trata?
Graciela: En el tango, prácticamente todas las letras tienen una carga emotiva muy fuerte y se habla en general en primera persona. Pero, justamente, eso hace que mucha gente se identifique con los tangos, con eso que dice la canción y que a uno le gustaría decir. A mí lo que me gustaría es poder entrar al mundo del chico y contar ese mundo cantando tangos, pero no es una tarea fácil porque yo no soy una niña. Entonces, lo que hago al componer y cantar es apelar a mi propia infancia, a mis recuerdos, y los cotejo con la infancia de los chicos y chicas de ahora. Por otro lado, es cierto también que el tango primero fue danza. Cuando se aborda el tango en la escuela es lógico que el maestro lo haga desde ahí, porque es el símbolo del tango, es lo central en los festivales y por lo que vienen los turistas. Pero un nene, como mi hijo que era tímido, lo menos que se anima a hacer es a bailar con una nena. Aunque en los jardines el acercamiento entre los chicos está más presente, a medida que crecen, en la primaria, ellos tienden a separarse. Además, el tango es una danza complicada. Y al chico hay que respetarle su maduración psicomotora. El tango exige ciertas coordinaciones, cierta técnica, rigidez y disciplina que los nenes no pueden alcanzar porque no tienen ese dominio corporal.Daniel: El tango para chicos está rodeado de tabúes y de prejuicios. Si un chico no sabe bailar tango y la propuesta para conocerlo va por el lado de la danza, directamente queda afuera, anulado. Lo mismo pasa cuando se trata de acercar el tango a los chicos desde lo tradicional, sin contemplar que hay que enseñarles el lenguaje y que hay que acercarse a sus vivencias. En la gráfica de los CD´s por ejemplo, peleamos mucho porque aparezcan todas las letras y el glosario. Para que el chico entienda todo lo que se canta.
¿Y qué sucede en cuanto al aspecto musical?
Graciela: Hay que prestarle la misma atención que a la letra. La canción tiene que tener la estructura del tango, o de una milonga; tengo igual algunas canciones tangueadas, con aire de tango, porque surgieron desde otra inspiración. Pero una vez que está hecha la canción los músicos saben que nuestra consigna es hacer tango: tocar, interpretar tango, no música infantil, no tango infantil, es tango para los chicos. Que el chico sienta que es un tango para él. Ahí es donde yo me pongo solemne con respecto a qué queremos dar musicalmente. Por eso trabajamos mucho en los arreglos, en la armonía, en la instrumentación, en los arrastres. En el tercer disco, Tango para chicos en los jardines, hay canciones con timbres fuera de lo común para el tango clásico, porque justamente ese material nació con la intención de que los nenes se conecten con el tango partiendo de sus sonidos más conocidos.
En las presentaciones del proyecto se menciona la importancia del género no sólo en su aspecto musical sino también como vehículo para acercar a los chicos a la historia y ayudarlos a pensar la actualidad…
Graciela: Yo ahora, tal vez, no sé si llamaría al tango un vehículo, pero sí un vínculo, una conexión. Porque lo que ocurre, si yo me pongo a cantar un tango clásico, es que algún chico lo relaciona con parte de su historia, con una canción que algún adulto de su familia canta o cantaba. Y ahí tratamos de abrir otra puerta más allá de lo musical. Por ahí vuelven a la casa y dicen: “Abuela, hoy bailé tango”. Eso nos parece fantástico como posibilidad de conexión con la historia y el presente.Daniel: Y no es que no haya una actitud crítica, porque los chicos son críticos y además nosotros lo propiciamos. Que nos digan “no nos gusta el tango”, pero después de haberlo conocido. Eso también nos permite demostrarles lo lindo que es compartir: el tango, la cumbia, el reggeaeton; compartir e incluir. Nosotros les proponemos que se den una oportunidad para escuchar la historia del tango. Por eso, en los colegios trabajamos con talleres de Ciencias Sociales e Historia y no en la clase de Música. Graciela les cuenta qué era el tango en sus orígenes, qué importancia tuvo como expresión cultural en la vida de nuestros bisabuelos y abuelos, hayan sido inmigrantes o criollos. Porque el tango es una herramienta cultural para la construcción de nuestra identidad nacional.
El anclaje geográfico del tango es una cuestión bastante disputada pero también es cierto que se entiende al tango como una música ciudadana, ¿cómo trabajan esto en las provincias?
Daniel: En general nos llaman maestros de todo el país. Ahora mismo, en la provincia de Santa Cruz, la gente de La Casa del Tango está alentando un proyecto muy hermoso que se llama “El tango va a la escuela” y que posibilitará que se brinde el 2x4 en todos los colegios. Es que, insisto, el tango es una música nacional, forma parte de nuestro folklore.
Graciela:
En las provincias, lo que sí ocurre a veces es que les resulta asombroso que no bailemos tango. Para colmo en el interior, felizmente, el paisaje está descripto en las canciones que todos bailan desde muy chicos, en las zambas, las chacareras, los chamamés; entonces para ellos es natural cantar sobre el paisaje y bailar.
¿Cómo es el trabajo de taller en los colegios?
Graciela: El trabajo en los colegios se divide en dos partes. Para los jardines, primero, segundo y tercer grado, y en algunos colegios también con chicos de cuarto grado, se presenta un espectáculo con un actor, se cantan y cuentan historias y se utilizan elementos vinculados con el tango desde sus orígenes: instrumentos, ropas. Y los chicos participan muchísimo, porque se recrean estampas de nuestros abuelos. Es muy lindo. En realidad, con los nenes chiquitos es todo más fácil porque tienen más ganas de todo. ¡Es tan hermoso cantarle a ellos! Y a medida que trabajamos con chicos más grandes hacemos más uso de relatos históricos que van más allá del tango, siempre con la anuencia del profesor, porque si vamos a cantar un tema que habla de marginales u orilleras, tenemos antes que hablarles de eso. Por eso, porque encontramos en la historia del tango, buceando mucho, una serie de cosas muy ricas, muy importantes, es que editamos un primer libro que es Bulebú con soda y ahora vamos a editar un segundo donde incluiremos las letras de las canciones. Porque, aparte, los tangueros tenemos una deuda con los niños, porque el tango no mira a los chicos, no los ha mirado. Y la niñez, la ciudad, el paisaje urbano, merecen que el tango los mire y les cante.
Tango para chicos en escenaAunque Tango para chicos cuenta con una larga y reconocida trayectoria en jardines y escuelas de la ciudad, y también de las provincias argentinas, y aunque realizó presentaciones en diversos escenarios en festivales y otros ciclos, nunca, hasta ahora, lo hizo en el marco de un espectáculo teatral. “Como siempre soñamos los artistas”, confiesa entre feliz y ansiosa Graciela. Es que, desde este mes, todos los domingos por la tarde, Graciela subirá al escenario del Borges para presentar ¡Chapuzón! Un abrazo de tango para chicos, grandes y muy grandes…, el primer espectáculo en vivo de Tango para chicos, con libro y dirección de María Mangone y Estela Rufaldi. ¡Chapuzón!... debe su nombre a la primera canción, aquella compuesta por Graciela para su hijo Pablo, y repasa, a modo de homenaje, los temas de los dos primeros discos, a los que se agregan temas del cuarto cd –aún no editado- y algunas sorpresas. Con producción de Daniel Yarmolinski, un elenco integrado por los actores Pablo Aschiero y Mariana Macchiarola, y escenografía y vestuario de Fernando Nieto.
Centro Cultural Borges. Viamonte esq. San Martín. Dom. 17 hs. (estreno 09/05) $ 25 (promoción familiar 4x3). Más info: http://www.ccborges.org.ar/
GENTILEZA: REVISTA PLANETARIO

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ROPERIA ARTÍSTICA: ¡ calidad y excelentes precios!

Colón 455. Río Gallegos. SantA Cruz.

INAUGURACIÓN : MILONGA ( 26-06-09)

LOS MILONGUEROS TANBIEN CUMPLEN AÑOS. FELIZ CUMPLEAÑOS LEO